FORMOSA CUENTA CON 156 CAMAS UTI, DE LAS CUALES 138 ESTÁN OCUPADAS, INSTAN A COLABORAR CON EL SISTEMA DE SALUD

El médico infectólogo del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, el doctor Julián Bibolini, se refirió a la cantidad de pacientes en Unidades de Terapia Intensiva (UTI), y alertó que “por más que podamos seguir agregando camas, el personal de salud es el punto crítico. No exijamos más de lo que ya se está exigiendo, el tiempo lleva al cansancio del personal y trabajar cansado tiene mayor riesgo de exposición e infectarse”.

En este sentido indicó que se está viviendo una situación compleja en el contexto sanitario; “no solamente en Formosa sino en todo el país, ya que hay un aumento diario de contagios en las provincias limítrofes y en los grandes conglomerados las terapias intensivas se encuentran con gran ocupación”.

Asimismo, marcó que “si nos remontamos hacia un mes atrás los contagios se daban de a cinco mil casos diarios en Argentina y hoy son más de 35 mil por día, los fallecidos superan los 700 cada día, es un aumento importante y hay que hacer todo el esfuerzo para evitar más contagios y muertes”.

En cuanto a Formosa, comentó que de la gran cantidad de personas que cursan activamente la infección, que diariamente superan los mil casos, “habrá quienes evolucionarán desfavorablemente y requerirán de una Unidad de Terapia Intensiva, se haga lo que se haga, igual terminarán en terapia intensiva, ya sea por la consulta tardía o comorbilidades”

En cuanto al número de pacientes graves, detalló que “hay 138 formoseños y formoseñas que utilizan una UTI en distintos hospitales de la provincia. Se refuncionalizaron algunas áreas en los hospitales de La Madre y el Niño, el Central y el Alta Complejidad, por lo que contamos con 156 camas con respiradores exclusivas para casos graves COVID en el sistema de salud público”.

Por último, remarcó que “aunque queda una posibilidad de seguir agregando camas en el Hospital de la Contingencia Evita, siempre es importante recalcar que el personal de salud es el punto crítico. No exijamos más de lo que ya se está exigiendo, el tiempo lleva al cansancio del personal y trabajar cansado tiene mayor riesgo de exposición e infectarse”.